Psoriasis tratamiento efectivo con la Acupuntura

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que produce lesiones escamosas engrosadas e inflamadas, con gran variabilidad clínica y evolutiva. No es contagiosa, aunque sí puede ser hereditaria,es más probable que la hereden los hombres que las mujeres.

La psoriasis afecta de modo característico al cuero cabelludo (incluidas las regiones postauriculares), la superficie extensora de las extremidades (sobre todo codos y rodillas), laregión sacra, las nalgas y el pene. También pueden afectarse las uñas, las cejas, la axila, el ombligo y la región anogenital. A veces la enfermedad es generalizada.El curso de la psoriasis es caprichoso, ya que puede desaparecer y volver a aparecer en los mismos sitios del cuerpo o en otros. Cada individuo afectado tiene su particular psoriasis, y lo que funciona en unos puede que no sirva o incluso vaya mal a otros. Por este motivo, el tratamiento debe ser personalizado para cada paciente, en función del tipo de psoriasis que tenga.

La enfermedad aparece cuando las células de la epidermis proliferan mucho más rápido de lo que deberían. El número de células se expande rápidamente dando como resultado las placas psoriáticas con escamas e inflamación asociada.

A rasgos muy generales la soriasis es un tipo de eczema crónico.
La MTCH la clasifica principalmente en tres tipos:

Viento – Calor:  Se caracteriza por ser lesiones cutáneas secas, rojas y con prurito que se extienden por todo el cuerpo y cambiando de un lugar a otro. 

Calor – Humedad:  Son lesiones cutáneas de tipo  húmedas, supurantes, rojas y con prurito que están confinadas a partes más específicas del cuerpo, a menudo el antebrazo y la parte inferior de la pierna.  Placas endurecidas, inflamadas y enrojecidas con escamas blancas. Prurito que sangra fácilmente al rascarse. Placas en manos y pies, torso, cuello y cuero cabelludo. 

Humedad - Frío:  Corresponden a zonas cutáneas elevadas o inflamadas, ásperas y enrojecidas, cubiertas por finas escamas plateadas. La característica principal es que la piel empeora en invierno y mejora en verano, sobre todo con el agua salada y caliente. Las escamas se desprenden constantemente. El paciente sufre más por el aspecto de la piel que por el prurito.